Fertilización in vitro

Fertilización in Vitro

Nuestro centro cuenta con especialistas en fertilización in vitro y todos ellos pueden realizar ciclos de fertilización in vitro y responder tus consultas particulares vía email.

Definición: la Feritilización in Vitro o fecundación in vitro (FIV) es una técnica de reproducción asistida cuyo objetivo es desarrollar embriones fuera del sistema reproductor femenino para luego transferirlos a la cavidad uterina donde pueden continuar su desarrollo hasta el nacimiento. El ICSI o inyección de espermatozoides intracitoplasmática es una técnica mediante la cual se fecunda el óvulo, obteniendo mejores tasas de fecundación que en la FIV convencional y actualmente la utilizamos en todos los ciclos de FIV.

Razones para hacerse una FIV: este tipo de técnica es utilizada en parejas que no han podido concebir por distintas razones. Por ejemplo, en mujeres que tienen una obstrucción permanente de las Trompas de Falopio o en las que se han extirpado las Trompas por diferentes motivos. En casos de endometriosis, también puede ser necesaria una FIV. De igual forma en parejas en que el hombre tiene alteraciones del espermiograma que implican una posibilidad de embarazo muy baja en forma natural, será necesaria una FIV. Por último, en parejas en que ya se han intentado 4 o más ciclos de inseminación intrauterina o cualquier método de fertilización, sin obtener embarazo, la FIV da una mejor chance de embarazo, siendo una de las mejores técnicas de fertilización asistida en Chile y el mundo.

En qué consiste una FIV:

La FIV consta básicamente de 5 etapas:

  1. Hiperestimulación ovárica controlada: se utilizan dosis altas de hormonas para estimular al ovario para que produzca múltiples oocitos u óvulos. Esta etapa va acompañada de un seguimiento folicular a través de ecografías transvaginales frecuentes para ir observando el desarrollo de los folículos (huevitos).
  2. Aspiración folicular: la aspiración folicular se realiza en un pabellón quirúrgico, estando la paciente con anestesia, y consiste en puncionar los folículos por vía vaginal y bajo visión ecográfíca para extraer los ovocitos que serán fecundados posteriormente con los espermatozoides de la pareja, en un laboratorio especializado.
  3. FIV/ICSI: en el laboratorio los oocitos son puncionados cada uno con un espermatozoide, lo que se denomina ICSI (sigla en inglés para inyección intracitoplasmática de espermios). Los óvulos fecundados a través de la fecundación in vitro se incuban por 2 a 5 días hasta el día de la transferencia embrionaria.
  4. Transferencia embrionaria: entre 2 y 5 días después de la aspiración folicular se realiza la transferencia de embriones al útero. En general se transfiere 1 embrión, pero también se pueden transferir 2 embriones en ciertos casos.
  5. Examen de embarazo: 2 semanas después de la transferencia se realiza el examen en sangre de embarazo para saber si el tratamiento dio resultado. De ser positivo, 2 semanas después de este examen es posible ver el embrión con latidos cardiacos en una ecografía transvaginal.

¿Cuál es la posibilidad de embarazo de una FIV?

La posibilidad de embarazo con esta técnica en mujeres menores de 35 años es alrededor del 40%. En mujeres mayores de 35 años se debe evaluar la reserva ovárica en cada caso para determinar si la pareja tiene buenas posibilidades de embarazo y poder realizarse un ciclo de FIV.

Riesgos: los principales riesgos de la FIV son el síndrome de hiperestimulación ovárica, que se presenta en forma severa, requiriendo hospitalización, en el 1% o menos de los casos, y el embarazo múltiple que puede llegar a presentarse en un 10-20% de los embarazos.